domingo, 5 de octubre de 2014

Yo pienso que hoy en día no es fácil ser una mujer. No es que es difícil, pero está demasiado evidente como el tratamiento de los hombres es mejor. Tanto se espera de ser una mujer, hay mucho hablando de si y no debe hacer una mujer en nuestra sociedad. Los hombres pueden hacer lo que quieren cuando lo quieren, se espera tener éxito.

Obviamente, hoy en día todo está mejorando poco a poco. Todavía no somos igual, todavía los sexos tienen demasiadas normas que tenemos que vivir con, pero no está cómo estaba cuando mi abuela era niña. Las mujeres casi no eran humanos. Eran como objetos, sólo trofeos lindas por el hombre. Solo podían ser bonitas y calladas.

En "A Julia de Burgos" escrito de Julia de Burgos, dice "Tú eres dama casera, resignada, sumisa, atada a los prejuicios de los hombres". Está hablando de cómo la mujer en su tiempo tenía que ser obediente. Eso no he cambiado mucho porque, después de casi cuarenta años, otra vez podemos ver esta idea en "Autorretrato" escrito de Rosario Castellanos. Empieza hablando de la mujer, hable de cosas muy superficiales, como maquillaje y pelucas, pero cuando mencione el hombre hable de cómo que "Beben lentamente whisky sobre las rocas y charlan de política y de literatura".

Está muy obvio que los sexos tengan muchas normas que tienen que batallar con, siempre he sido así y estoy casi segura que, hasta cierto punto, siempre va a ser así.
Uso wordle.net a hacer esta imagen. Me muestra cuales palabras uso más. Creo que es muy interesante ver como la palabra "mujer" está mucho más grande que la palabra "hombre". También me interesa ver cuales palabras que me parecen muy importantes son muy pequeñas, pienso que necesitan más énfasis.

1 comentario:

  1. Me gusta como describes que las mujeres "eran objetos...trofeos. Solo podían ser bonitas y calladas." Estoy de acuerdo porque yo todavía conozco personas, como abuelos y hombres viejos que todavía tratan su mujer bien "tradicionalmente." Buen trabajo en incorporar la comparación contra los tiempos de Julia de Burgos y Rosario Castellanos.

    ResponderEliminar